Window Maker fácil (1)

Window Maker es un gestor de ventanas ligero y minimalista creado por el programador brasileño Alfredo Kojima. Trata de emular la apariencia gráfica del sistema operativo Nextstep. Duarante un tiempo fue el gestor de ventanas oficial del proyecto GNUstep (también basado en Nextsep), pero luego ambos proyectos tomaron caminos diferentes. La última versión de Window Maker data del 2005 y su página web se encuentra casi abandonada desde entonces. A pesar de la situación de olvido en la que parece hallarse el proyecto, Window Maker es un gestor de ventanas plenamente funcional, que sigue siendo utilizado por un gran número de usuarios.
amanda the panda
Hay tres características por las que resulta interesante:
  1. Su bajo consumo de recursos, que hace que pueda funcionar prácticamente en cualquier ordenador.
  2. No se parece en nada a Windows. Con lo que si estamos hartos del interfaz clásico de Windows, y de sus imitaciones, ésta puede ser una buena alternativa.
  3. Sus herramientas gráficas permiten que absolutamente todo pueda ser configurado mediante el ratón. Esto último es especialmente interesante, ya que en muchos gestores de ventanas ligeros los archivos de configuración deben ser editados manualmente, desde un editor de texto, lo que ahuyenta a muchos usuarios.

En el lado negativo decir que requiere de un cierto periodo de aprendizaje para poder manejarlo. Aquí vamos a hacer una breve introducción al manejo de Window Maker.

La instalación

Lo primero será instalar el paquete wmaker. Una vez instalado solo tendremos que cerrar la sesión actual y elegir, en el menú de sesión del gestor de pantalla (GDM, KDM, …), la opción Window Maker. Veremos que el arranque es muy rápido.

Los iconos

dock-n-clip-nq8

Lo que más nos llamará la atención la primera vez que lo usemos es que no hay barra de tareas. Veremos unos iconos cuadrados, situados a ambos lados de la pantalla.

En la esquina superior izquierda veremos un icono, con la imágen de un clip y unas flechas. Las flechas van a servir para movernos de un area de trabajo a otra. De momento no tenemos más que un area de trabajo, luego veremos como añadir más.

En la esquina superior derecha veremos tres iconos. En el primero aparece un logotipo. Si hacemos doble click en él se abrirá una ventana con un mensaje acerca de Window Maker. En el siguiente aparece un monitor. Como habréis adivinado si hacemos doble click en él se abrirá una consola de texto. En el tercero aparece un logotipo con unas herramientas. Se trata del programa de configuración de Window Maker. Desde él se puede tener un control total sobre la apariencia y funcionamiento de Window Maker.

Como veremos más adelante, se pueden añadir más iconos juntandolos a los actuales. Al grupo de iconos que se sitúa al lado izquierdo se le denomina el clip, mientras que al de la derecha se le conoce como el dock.

Cada vez que abramos una aplicación, aparecerá un icono en el esquina inferior de la pantalla. Cuando hagamos doble click en uno de estos iconos, la aplicación pasará a primer plano en la pantalla. Si estamos en otra area de trabajo, saltaremos a aquella en la que se encuentre la aplicación. Si arrastramos, con el ratón, uno de estos iconos hasta el dock permanecerá allí. La próxima vez que iniciemos Window Maker lo encontraremos en el dock. De esta manera podremos iniciar el programa haciendo doble click en él. Lo mismo ocurre si los arrastramos hasta el clip, pero con una diferencia, en el clip podemos tener diferentes iconos en diferentes areas de trabajo.

Al pulsar el botón derecho del ratón en cualquiera de los iconos, nos saldrá un menú con varias opciones. Las opciones variarán según el icono se encuentre en clip, el dock o en la parte inferior de la pantalla. Podremos, entre otras cosas, ocultar aplicaciones, matarlas cuando se bloqueen o cambiar la imágen del icono. Para movernos, dentro de estos menús, deberemos mantener el botón derecho del ratón pulsado, mientras arrastramos el puntero hasta la opción que queramos seleccionar.

Una característica de los iconos de Window Maker es que pueden estar tanto por debajo como por encima de las ventanas. Cuando una ventana cubre parcialmente un icono, solo tenemos que hacer click en la parte visible del icono para que éste se coloque por encima de la ventana.

Los menús

menu-default-2-nq8

Para acceder al menú raíz, deberemos hacer click con el botón derecho del ratón en cualquier lugar del escritorio que se encuentre libre. El menú por defecto de Window Maker es bastante limitado y no ofrece la posibilidad de detectar automáticamente las aplicaciones que tenemos instaladas. Afortunadamente Debian cuenta con un programa, denominado menu, que nos crea un menú que muestra todas las aplicaciones que hay en nuestro ordenador. Si tenemos el menú de Debian instalado, éste sustituirá al que ofrece Window Maker.

Cuando lo abrimos, el menú queda fijo en la pantalla, como si fuera una ventana. Al igual que en una ventana podemos moverlo, arrastrando con el ratón la barra que hay en la parte superior, y podemos cerrarlo, pulsando en la x que aparecerá en una esquina. Para abrir los submenús deberemos hacer click en aquellos elementos que tienen una flecha en el lado derecho. Los submenús pueden separarse y ser movidos como ventanas independientes.

Si buscamos entre los submenús, encontraremos uno llamado Workspaces. Abriendolo hallaremos las opciones de crear y destruir nuevas areas de trabajo. También encontraremos un submenú desde el que se puede cambiar la apariencia de Window Maker. Dentro de él veremos varios submenús: Background, desde el que podemos cambiar el fondo de pantalla; Styles en el que podremos elegir entre varios estilos, que cambiarán la apariencia visual de iconos y menús; y Themes desde el que cambiaremos tanto el estilo como el fondo de pantalla.

Si pulsamos el botón central del ratón, nos aparecerá un menú con las ventanas que se encuentran abiertas. Si hacemos click en una, ésta pasará a primer plano. Si estuvieramos en otro area de trabajo, saltaríamos a aquella en la que se encuentre la ventana.

Las ventanas

anatomy

Al abrir una aplicación lo primero que nos llamará la atención es que en la barra superior no aparecen los típicos tres iconos a los que estamos acostumbrados. En su lugar nos aparecen dos, uno a cada lado de la barra: uno en forma de x en el lado derecho y otro en forma de miniventana en el lado izquierdo. El primero no necesita explicación. El segundo puede confundirnos. Lo que hace es iconificar la ventana, de forma de que ésta se convierta en un icono que nos aparecerá en la parte inferior de la pantalla, para volver a abrirla solo tenderemos que hacer doble click en él.

Para maximizar la ventana tendremos que hacer click, con el botón derecho del ratón, en la barra de título, nos aparecerá un menú, el primer elemento del menú es maximizar. Desde este menú podemos controlar el funcionamiento de cada ventana. Si queremos que al abrir un determinado programa la ventana aparezca siempre maximizada, solo tendremos que ir con el botón derecho del ratón hasta la opción Attributes. Se nos abrirá una pequeña ventana con varias opciones, marcaremos Start maximized y luego pulsaremos Save. La próxima vez, que abramos esa aplicación, aparecerá maximizada.

Hay algunas aplicaciones, pocas, que no generan ningún icono en la parte inferior de la pantalla. Para conseguir que aparezca el icono deberemos abrir, con el botón derecho del ratón, el menú de la barra de título y seleccionar Attributes. Veremos que en la parte de arriba hay una casilla, con un pequeño botón que hace aparecer un menú desplegable. Elegiremos Avanced options y nos aparecerá una nueva lista de opciones, elegiremos Emulate application icon, pulsaremos Save y la próxima vez, que abramos el programa, ya tendremos el icono.

Se puede “enrrollar” la ventana, haciendo doble click en la barra de título o moviendo la rueda del ratón sobre ella. Al hacerlo, el contenido de la ventana desaparecerá y solo quedará visible la barra de título.

Otro elemento de la ventana que llamará nuestra atención será la franja estrecha que aparece en la parte inferior. Sirve para redimensionar la ventana. Según donde coloquemos el ratón los bordes de la ventana se desplazarán horizontal, vertical o diagonalmente.

Logo de Window Maker

Entradas relacionadas:

Window Maker fácil (2)

Window Maker fácil (3)

Un comentario el “Window Maker fácil (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s