Por que se le debe llamar software privativo y no software propietario

Existe una gran confusión sobre como llamar en español al software que no es libre. Unos hablan de software privativo, otros de software propietario. A primera vista podría pensarse que es una simple cuestión de opiniones o de preferencias. Pero no es así. Se trata de una cuestión de corrección lingüística.

Busquemos en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua el significado de la palabra propietario. Obtendremos las siguientes definiciones:

1. adj. Que tiene derecho de propiedad sobre algo, y especialmente sobre bienes inmuebles.

2. adj. Que tiene cargo u oficio que le pertenece, a diferencia de quien solo transitoriamente desempeña las funciones inherentes a él.

3. adj. Dicho de un religioso: Que incurre en el defecto contrario a la pobreza que profesó, usando los bienes temporales sin la debida licencia o teniéndoles sumo apego.

4. adj. Dep. Dicho de un equipo: Que juega en su propio campo o cancha.

La primera definición es la que nos interesa, ya que es la que habla de derechos de propiedad. Nos dice que propietario es el que tiene derechos de propiedad sobre algo. Pero el software es un objeto inanimado, y por tanto no puede tener derechos de propiedad sobre ningún bien. El software no puede ser propietario de nada. ¿De donde viene el error? Pues de la expresión anglosajona proprietary software. A alguien con escasos conocimientos de inglés (o escasos conocimientos de español) puede parecerle correcto traducir proprietary por propietario, pero es una traducción equivocada. Se trata de lo que se conoce como un falso amigo. ¿Qué es un falso amigo? Veámoslo en la Wikipedia:

“Un falso amigo es una palabra de otros idiomas que se parece, en la escritura o en la pronunciación, a una palabra en la lengua materna del hablante, pero que tiene un significado diferente. El propio término “falso amigo” fue un calco del francés faux-ami y fue usado por primera vez por Koessler y Derocquigny en su libro Les faux-amis ou les trahisons du vocabulaire anglais (‘Los falsos amigos o las traiciones del vocabulario inglés’) de 1928.

Un ejemplo típico de un falso amigo es la palabra portuguesa embaraçado, que significa ‘avergonzado’. Según una anécdota, el presidente de Portugal dijo en España: «¡Estoy embarazado…!» y hubo confusión hasta que se explicó el malentendido.

Otros ejemplos típicos son: exit, del inglés, que significa salida y no éxito; subir, del francés, que significa sufrir, padecer, y no subir; o guardare, del italiano, que significa mirar, y no guardar, grocery del Idioma Inglés que significa mercaderías y no grosería, vasoura en portugués no significa basura sino casi todo lo contrario: escoba, Actual, también del Idioma Inglés, que significa real y no Actual.”

Proprietary y propietario suenan parecido, pero no significan los mismo. Propietario en inglés es owner y no proprietary. La palabra proprietary no tiene una traducción literal. Las traducciones apróximadas más comúnmente aceptadas son: “de marca registrada” o “patentado”.

Para hacer frente a esa traducción erronea de proprietary software se propuso el término software privativo. El diccionario de la RAE define así la palabra privativo:

1. adj. Que causa privación o la significa.

2. adj. Propio y peculiar singularmente de alguien o algo, y no de otros.

Como vemos no es una traducción literal de proprietary software (cosa que, como hemos dicho antes, es imposible de realizar). Lo que se intenta es ofrecer una expresión que tenga sentido en castellano y que tenga un significado opuesto al de software libre.

Software privativo es, hoy por hoy, la forma más adecuada de referirse en español a lo que los anglosajones llaman proprietary software. Entiendo que haya gente a la que no les guste. Pero quien no quiera utilizarla lo que debería hacer es buscar una alternativa mejor, pero que sea correcta. La expresión software propietario es una patada a lengua de Cervantes.

Anuncios

Es un error intentar competir con Windows

Cuantas veces hemos oído la frase: éste es el año de Gnu/Linux en el escritorio. De tantas veces que se ha usado ha quedado desgastada. Ya nadie se la toma en serio. Partiendo de esta frase el autor de este interesante artículo (en inglés) hace una reflexión sobre uno de los errores que más esta lastrando la difusión de Gnu/Linux. He traducido el último apartado, porque creo que es el que mejor explica la idea central del artículo:

Competir con escritorios privativos perjudica la adopción de Linux

Al final del día, lo maravilloso de usar Linux en nuestro escritorio es todas las opciones que nos da. El problema es, que con distribuciones como Ubuntu tratando de competir con opciones de escritorio privativas, nos encontramos con que una gran parte de la plataforma Linux ha asumido características que podrían ser más perjudiciales que útiles para la adopción de Linux

¿Cómo? Considera lo siguiente:

Imagina dos usuarios muy diferentes, cada cual ejecutando algún tipo de distribución de Linux. El primer usuario cambia a Linux porque quiere algo como Windows, pero sin tener que pagar un precio elevado y sin los dolores de cabeza de la concesión de licencias. El segundo usuario elige Linux porque quiere la libertad de personalizar su escritorio y participar en un ecosistema de software libre que abraza unos valores con los que se siente a gusto.

Leer el resto de la entrada…

Por que usar software libre

Imagina un futuro en el que los procesadores de texto tengan una lista de palabras que no puedan ser escritas, los reproductores de música una lista de canciones que esté prohibido escuchar y los navegadores web una lista de páginas a las no esté permitido acceder.

Imagina un futuro en el que las empresas tengan acceso al historial médico de todo aquel que busque trabajo. Y puedan saber quién sufre una enfermedad crónica, quién ha estado en tratamiento psiquiátrico o, simplemente, quién acude con frecuencia al médico.

 tux anciano

Homo tecnologicus

Vivimos en una sociedad tecnológica. Eso no es nuevo. Se puede decir que vivimos en una sociedad tecnológica desde el momento en el que nuestros antepasados descubrieron como hacer fuego. Desde entonces la tecnología nos ha calentado, nos ha alimentado, nos ha vestido, nos ha dado un techo bajo el que vivir, nos ha permitido viajar, transmitir el conocimiento,…

A pesar de sus diferencias casi todas las tecnologías que hemos conocido, hasta hace un siglo, tenían algo en común, erán mecánicas. Había una relación directa entre la acción humana y la respuesta de la máquina. Accionar una palanca, mover un engranaje,… Un observador podía seguir el camino desde la acción humana hasta la respuesta de la máquina y comprender todo el proceso. Pero en el siglo XX un nuevo tipo de tecnología hizo su aparición, la informática. Y con ella apareció un nuevo elemento, de naturaleza no material, el software.

Si dentro de diez mil años alguién explorara entre las ruinas de nuestra civilización y descubriera los restos de un automóvil, podría, recontruyéndolo, averiguar su funcionamiento y su finalidad. Pero si encontrara un ordenador no podría comprender su utilidad. Porque sin el software el ordenador no es capaz de realizar ninguna función.

Leer el resto de la entrada…

Aceleración gráfica : drivers libres versus privativos

Recuerdo que, cuando empecé con GNU/Linux, una de mis mayores preocupaciones fue instalar los drivers oficiales de Nvidia para mi tarjeta gráfica. Y es que, cualquiera que visitara foros linuxeros, llegaba a la conclusión de que ésta era una de las primeras cosas que había que hacer : instalar los drivers privativos que Nvidia y ATI ofrecían para sus tarjetas gráficas. Visto en prespectiva fue un esfuerzo absurdo. Si lo que quería era aceleración gráfica 2D para el escritorio eso ya venía con el driver libre nv, que estaba instalado por defecto. Lo único que no me ofrecía ese driver libre era aceleración 3D. Pero en aquella época la aceleración 3D servía poco más que para un juego llamado Tux Racer, que mostraba a un pinguino deslizandose por una pista de hielo. Un juego bonito, pero que no justificaba el esfuerzo que suponía la instalación de esos drivers.
eye00.png
Hoy en día tenemos muchos más juegos con aceleración 3D, incluso tenemos la posibilidad de utilizar un entorno gráfico con bonitos efectos 3D. Pero la pregunta sigue en pie : ¿merece la pena el esfuerzo?. Cierto es que ahora existe un programa llamado Automatix que puede realizar el proceso de instalación de forma automática. Si sale bien, todo resulta más fácil. El problema es que no siempre sale todo bien a la primera. Con el procedimiento antiguo, al menos, si las cosas salían mal sabías qué tenías hacer para volver a colocar el driver nv original en su lugar. Pero, para los que solo conocen Automatix, si después de reiniciar se encuentran con la consola de texto como único interface disponible, no tienen ni idea de como recuperar el entorno gráfico. En cualquier caso, aunque todo salga bien, y consigamos hacer funcionar la aceleración 3D con los drivers privativos, nuestros problemas no han terminado. Una simple actualización de X.Org (el programa del que depende todo nuestro sistema gráfico) puede provocar un fallo que nos devuelva a la consola de texto.
eye00.png
Para entender este problema, primero hemos de entender que los modelos de desarrollo del software libre y el software privativo son modelos antagónicos, condenados a chocar una y otra vez. Quizás la mejor forma de comprenderlo sea mediante la metáfora de la catedral y el bazar. El software privativo es como una catedral. Todo está planificado, cada pieza debe encajar en el lugar que le ha sido asignada. El software libre es como un bazar. Todo es caótico y dinámico, las piezas se van ajustando sobre la marcha. Para que todo encaje es necesario que los constructores tengan libertad absoluta para instalar, configurar y modificar las piezas según sus necesidades. El software libre necesita de software libre para funcionar.
eye00.png
La solución a todos estos problemas pasa por conseguir que haya drivers libres con aceleración 3D. Para esto hay que presionanar a los fabricantes, para que faciliten el desarrollo de drivers libres para sus tarjetas. El único modo de hacerlo es negandonos a usar sus drivers privativos. Hemos de pensar que estas empresas son vendedoras de hardware, no de software. Si no usamos sus drivers, lo que les estamos diciendo es que no vamos a comprar sus nuevas y caras tarjetas gráficas, que vamos a tirar con los modelos más simples y baratos, porque, sin los drivers adecuados, esas nuevas tarjetas no nos sirven para nada. Resulta significativo que la única de estas empresas que ha anunciado que podría facilitar, en un futuro cercano, el desarrollo de drivers libres para sus tarjetas ha sido ATI, que hasta ahora había sido fuertemente criticada por los usuarios de GNU/Linux por la mala calidad de sus drivers privativos. Nvidia, que ha sido alabada casi unanimemente por los usuarios de GNU/Linux, no ha dado un solo paso para liberar sus drivers. ¿Para qué? Si los que han conseguido superar todos lo problemas que les ha ocasionado estan contentos y los que no lo han conseguido han vuelto, fustrados, con su antiguo MSWindows (Probablemente los problemas derivados de la instalación y uso de estos drivers privativos han ahuyentado a más usuarios de GNU/Linux que cualquier campaña de Microsoft).
eye00.png
Mi recomendación es no instalarlos. A corto plazo esto significa renunciar a algunos juegos y algunos efectos gráficos. Pero a largo plazo significara que, gracias a la presión que hoy ejerzamos sobre los fabricantes, mañana podremos tener drivers libres, que nos permitirán disfrutar, sin problemas, de todo lo que la aceleración 3D pueda ofrecernos en el futuro.

¡Hola, mundo!

Desde que empecé a utilizar GNU/Linux siempre hubo una distribución que llamó mi atención: Debian. El hecho de estar mantenida por una amplia comunidad de desarrolladores y usuarios, de poseer un contrato social que le dota de un código ético y de no tener detrás intereses comerciales la hacía especialmente atractiva. Sin embargo su fama de distribución difícil de instalar siempre me echó para atrás. Cuando me enteré de que había incorporado un instalador gráfico similar al de otras distribuciones decidí hacer la prueba e instalarla.

En este blog pretendo compartir mis experiencias con Debian, desde mi punto de vista de un usuario normal, con escasos conocimientos de informática. Espero que le sea de utilidad a alguien.