Retorno a KDE

Después de años alternando entre diferentes entornos de escritorio, sin que nunca me haya convencido ninguno, he decidido volver al primero que usé: KDE. No es mi intención comenzar ninguna flame war tipo KDE vs. Gnome. Ya he dicho que ninguno ha terminado nunca de convencerme. Esto son simplemente algunas de las cosas que me gustan de KDE:

La barra de tareas. Nada más empezar, con unos pocos clicks del ratón, pude modificar la barra de tareas para que se ajustara al estilo que yo deseaba. Se agradece que a uno le dejen elegir como quiere que sea su escritorio. Otra cosa positiva de la barra de tareas de KDE es que cuando compartes el ordenador con alguien que está acostumbrado a Windows no tienes que escuchar cosas como: ¿ahora que hago? ¿por dónde empiezo? ¿dónde están los programas? ¡que difícil es esto de Linux!… A veces es bueno no intentar reinventar la rueda.

Dolphin, el gestor de archivos de KDE. Al principio no me llamó mucho la atención, hasta que descubrí todas sus posibilidades de configuración. Una de las cosas que me gustaron es la opción de tener un panel lateral con la información relativa al archivo que selecciones. Esto sirve entre otras cosas para acceder a los metadatos que contienen algunos archivos: ¿Quiero saber la duración de un vídeo, la resolución de una imagen, la calidad de un audio…? Con pasar el ratón sobre el archivo obtengo toda esa información al instante.

KDE Connect. Para mí se ha convertido en imprescindible. Es una aplicación que permite conectar nuestro móvil con el ordenador a través internet. Entre otras cosas se pueden copiar rápidamente archivos del ordenador al móvil y viceversa, se pueden recibir las notificaciones del móvil en el ordenador, y si estás escuchando música en el
ordenador puedes interrumpirla y reanudarla desde el móvil (como si fuera un mando a distancia).

KDE es bonito. Para terminar algo de lo que no se suele hablar, pero que a mi modo de ver es importante cuando hablamos de entornos gráficos: el aspecto visual. Para mí la cuidada estética de KDE y de sus aplicaciones en uno de sus mayores atractivos. Podría poder muchos ejemplos interesantes, pero voy a elegir uno lúdico: KPatience, gracias a él he recuperado el placer de jugar al solitario en el ordenador.

Desde luego también hay cosas que no me han gustado, pero he preferido centrar esta entrada en argumentos positivos.

 

Anuncios

Hachoir-metadata

Hachoir-metadata es una aplicación que permite extraer los metadatos de archivos de video, audio y de imagen. También de algunos otros tipos de archivo, como los .torrent, los .exe y algunos comprimidos (aunque no de los .rar).

Ofrece tres formas de visualizar los metadatos:

Modo texto (en terminal):

  hachoir-metadata

Modo gráfico (gtk):

  hachoir-metadata-gtk

Modo gráfico (qt):

  hachoir-metadata-qtejemlos de hachoir-metadata

Esta aplicación se puede encontrar en los repositorios de Debian, con el nombre de python-hachoir-metadata.

Xcfa (X Convert File Audio)

Hoy vamos a hablar de una aplicacion multimedia para GNU/Linux poco conocida pero muy útil para el manejo de archivos de audio. Se llama Xcfa (X Convert File Audio).

Xcfa es una aplicación que ofrece un interfaz gráfico a diversas utilidades de audio para consola de texto (cdparanoia, flac, lame, oggenc, …). Entre otras cosas permite:

  • Extraer la música de un CD y convertirla a diferentes formatos (wav, flac, ape, ogg, m4a, aac, mpc, mp3).
  • Pasar un archivo de audio de un formato a otro (por ejemplo, podemos pasar un archivo que esté en wma a mp3 o a ogg-vorbis).
  • Cortar un archivo de audio para extraer un fragmento.
  • Crear portadas y contraportadas para CDs, buscando las imágenes en Internet.

Facilita, también, la instalación de las utilidades de consola necesarias para llevar a cabo estas tareas, utilizando para ello apt-get o aptitude.

xcfa

Es muy fácil de utilizar. Podéis encontrar más información en su página web.

mplayer y salvapantallas

Como ya explique en otra entrada me gusta utilizar el reproductor multimedia mplayer, sin interfaz gráfico, para ver videos y películas. Es rápido, ligero y eficaz. Pero tiene un inconveniente: si no tocamos el teclado, ni el ratón, el salvapantallas entiende que el ordenador no esta siendo utilizado y, pasado el tiempo establecido, se activará mientras estamos viendo la película.

Hay varias soluciones: La más evidente es no utilizar el salvapantallas. Otra posibilidad es usar xsreensaver y añadir la opción -stop-xscreensaver a mplayer, esto desactivará el salvapantallas mientras mplayer esté funcionanado. El problema es que esta opción solo funciona con el programa xscreensaver. Si utilizamos otro salvapantallas (como, por ejemplo, gnome-srcreensaver) no nos sirve. Una solución sencilla es crear un script que desactive el salvapantallas, mientras estamos viendo la película.

Para ello abrimos nuestro editor de textos favorito y escribimos:

#!/bin/bash
killall gnome-screensaver
mplayer -zoom "$1"
gnome-screensaver&

Lo que hace este script es: primero apagar el salvapantallas, luego abrir el archivo que le indiquermos ($1) con mplayer y finalmente, cuando se apague mplayer, volver a iniciar el salvapantallas.

Una vez escrito lo guardamos con el nombre que queramos (por ejemplo mplayer-nogs.sh). Le damos permisos de ejecución (podemos hacerlo en consola con el comando chmod a+x o en modo gráfico, buscando la opción correspondiente en el gestor de archivos). Y finalmente lo establecemos como programa predeterminado para abrir archivos de vídeo, escribiendo la ruta hasta el script (por ejemplo scripts/mplayer-nogs.sh).

(Actualización: la opción -stop-xscreensaver no siempre funciona con xscreensaver. En tal caso se puede crear un script similar).

 

Los vídeos del móvil

Los móviles con cámara incorporada han añadido un nuevo formato de vídeo a la larga lista de formatos de vídeo existentes: el formato 3gp. Y esto nos puede ocasionar problemas cuando queremos ver el vídeo en un medio diferente, como puede ser nuestro ordenador o nuestro reproductor de vídeo doméstico.

Ver y oír un vídeo en formato 3gp en nuestro ordenador:

Con algunas aplicaciones multimedia los vídeos en formato 3gp se ven bien, pero no se oyen. MPlayer reproduce correctamente tanto la imágen como el sonido.

Pasar un vídeo en formato 3gp al formato mpg, para que se pueda ver en cualquier reproductor doméstico:

Usaremos el programa ffmpeg. Es un programa que permite pasar vídeos de un formato a otro.

Para utilizarlo vamos a ir al directorio (carpeta) en el que se encuentran los archivos de vídeo, abrir una terminal de texto, en el mismo directorio, y escribir lo siguiente:

ffmpeg -i video.3gp -sameq -f mpegvideo -s cif -r 25 -ar 32000 -ac 1 video.mpg

Donde pone video.3gp escribiremos el nombre del archivo de video que tenemos y donde pone video.mpg el del que queremos conseguir.

–Leer el resto de la entrada…>

MPlayer sin interfaz gráfico

La mayor parte de las veces que abrimos un archivo de vídeo lo único que queremos es ver el vídeo, sin embargo siempre tenemos que esperar, pacientemente, a que la aplicación multimedia correspondiente cargue todo su interfaz gráfico. El problema no es que lo que ofrece el interfaz gráfico no sea útil, si no que lo es solamente en un número muy limitado de ocasiones. Entonces ¿por qué cargarlo siempre? ¿por qué no usarlo solo cuando lo necesitemos? Hoy vamos a ver como prescindir de él utilizando MPlayer.

imagen mplayer

Lo primero, si no lo tenemos, es instalar MPlayer. Hay dos versiones: la normal, que puede funcionar con o sin interfaz gráfico; y mplayer-nogui que funciona solo sin él. Instalaremos la que nos interese. Luego indicaremos a nuestro gestor de archivos que abra los videos mediante el siguiente comando: mplayer -zoom. En Nautilus para hacer esto seleccionaremos un archivo de vídeo, iremos a Propiedades, a la pestaña de Abrir y daremos a Añadir. En la ventana que nos salga, debajo de la lista de aplicaciones para vídeo instaladas, encontraremos la opción de usar un comando personalizado; ahí es donde escribiremos mplayer -zoom. Lo de -zoom es para que el vídeo ocupe todo el ancho de pantalla cuando lo queramos ver a pantalla completa.

Ahora, al abirir un vídeo, éste comenzará a reproducirse en una ventana, sin ningún interfaz gráfico. Si queremos verlo a pantalla completa presionaremos la tecla F (fullscreen). Si deseamos hacer una pausa pulsaremos la barra espaciadora. Para avanzar y retroceder usaremos las flechas del teclado. Y para cerrar MPlayer daremos a la tecla Esc.