Hachoir-metadata

Hachoir-metadata es una aplicación que permite extraer los metadatos de archivos de video, audio y de imagen. También de algunos otros tipos de archivo, como los .torrent, los .exe y algunos comprimidos (aunque no de los .rar).

Ofrece tres formas de visualizar los metadatos:

Modo texto (en terminal):

  hachoir-metadata

Modo gráfico (gtk):

  hachoir-metadata-gtk

Modo gráfico (qt):

  hachoir-metadata-qtejemlos de hachoir-metadata

Esta aplicación se puede encontrar en los repositorios de Debian, con el nombre de python-hachoir-metadata.

Xcfa (X Convert File Audio)

Hoy vamos a hablar de una aplicacion multimedia para GNU/Linux poco conocida pero muy útil para el manejo de archivos de audio. Se llama Xcfa (X Convert File Audio).

Xcfa es una aplicación que ofrece un interfaz gráfico a diversas utilidades de audio para consola de texto (cdparanoia, flac, lame, oggenc, …). Entre otras cosas permite:

  • Extraer la música de un CD y convertirla a diferentes formatos (wav, flac, ape, ogg, m4a, aac, mpc, mp3).
  • Pasar un archivo de audio de un formato a otro (por ejemplo, podemos pasar un archivo que esté en wma a mp3 o a ogg-vorbis).
  • Cortar un archivo de audio para extraer un fragmento.
  • Crear portadas y contraportadas para CDs, buscando las imágenes en Internet.

Facilita, también, la instalación de las utilidades de consola necesarias para llevar a cabo estas tareas, utilizando para ello apt-get o aptitude.

xcfa

Es muy fácil de utilizar. Podéis encontrar más información en su página web.

mplayer y salvapantallas

Como ya explique en otra entrada me gusta utilizar el reproductor multimedia mplayer, sin interfaz gráfico, para ver videos y películas. Es rápido, ligero y eficaz. Pero tiene un inconveniente: si no tocamos el teclado, ni el ratón, el salvapantallas entiende que el ordenador no esta siendo utilizado y, pasado el tiempo establecido, se activará mientras estamos viendo la película.

Hay varias soluciones: La más evidente es no utilizar el salvapantallas. Otra posibilidad es usar xsreensaver y añadir la opción -stop-xscreensaver a mplayer, esto desactivará el salvapantallas mientras mplayer esté funcionanado. El problema es que esta opción solo funciona con el programa xscreensaver. Si utilizamos otro salvapantallas (como, por ejemplo, gnome-srcreensaver) no nos sirve. Una solución sencilla es crear un script que desactive el salvapantallas, mientras estamos viendo la película.

Para ello abrimos nuestro editor de textos favorito y escribimos:

#!/bin/bash
killall gnome-screensaver
mplayer -zoom "$1"
gnome-screensaver&

Lo que hace este script es: primero apagar el salvapantallas, luego abrir el archivo que le indiquermos ($1) con mplayer y finalmente, cuando se apague mplayer, volver a iniciar el salvapantallas.

Una vez escrito lo guardamos con el nombre que queramos (por ejemplo mplayer-nogs.sh). Le damos permisos de ejecución (podemos hacerlo en consola con el comando chmod a+x o en modo gráfico, buscando la opción correspondiente en el gestor de archivos). Y finalmente lo establecemos como programa predeterminado para abrir archivos de vídeo, escribiendo la ruta hasta el script (por ejemplo scripts/mplayer-nogs.sh).

(Actualización: la opción -stop-xscreensaver no siempre funciona con xscreensaver. En tal caso se puede crear un script similar).

 

Los vídeos del móvil

Los móviles con cámara incorporada han añadido un nuevo formato de vídeo a la larga lista de formatos de vídeo existentes: el formato 3gp. Y esto nos puede ocasionar problemas cuando queremos ver el vídeo en un medio diferente, como puede ser nuestro ordenador o nuestro reproductor de vídeo doméstico.

Ver y oír un vídeo en formato 3gp en nuestro ordenador:

Con algunas aplicaciones multimedia los vídeos en formato 3gp se ven bien, pero no se oyen. MPlayer reproduce correctamente tanto la imágen como el sonido.

Pasar un vídeo en formato 3gp al formato mpg, para que se pueda ver en cualquier reproductor doméstico:

Usaremos el programa ffmpeg. Es un programa que permite pasar vídeos de un formato a otro.

Para utilizarlo vamos a ir al directorio (carpeta) en el que se encuentran los archivos de vídeo, abrir una terminal de texto, en el mismo directorio, y escribir lo siguiente:

ffmpeg -i video.3gp -sameq -f mpegvideo -s cif -r 25 -ar 32000 -ac 1 video.mpg

Donde pone video.3gp escribiremos el nombre del archivo de video que tenemos y donde pone video.mpg el del que queremos conseguir.

–Leer el resto de la entrada…>

MPlayer sin interfaz gráfico

La mayor parte de las veces que abrimos un archivo de vídeo lo único que queremos es ver el vídeo, sin embargo siempre tenemos que esperar, pacientemente, a que la aplicación multimedia correspondiente cargue todo su interfaz gráfico. El problema no es que lo que ofrece el interfaz gráfico no sea útil, si no que lo es solamente en un número muy limitado de ocasiones. Entonces ¿por qué cargarlo siempre? ¿por qué no usarlo solo cuando lo necesitemos? Hoy vamos a ver como prescindir de él utilizando MPlayer.

imagen mplayer

Lo primero, si no lo tenemos, es instalar MPlayer. Hay dos versiones: la normal, que puede funcionar con o sin interfaz gráfico; y mplayer-nogui que funciona solo sin él. Instalaremos la que nos interese. Luego indicaremos a nuestro gestor de archivos que abra los videos mediante el siguiente comando: mplayer -zoom. En Nautilus para hacer esto seleccionaremos un archivo de vídeo, iremos a Propiedades, a la pestaña de Abrir y daremos a Añadir. En la ventana que nos salga, debajo de la lista de aplicaciones para vídeo instaladas, encontraremos la opción de usar un comando personalizado; ahí es donde escribiremos mplayer -zoom. Lo de -zoom es para que el vídeo ocupe todo el ancho de pantalla cuando lo queramos ver a pantalla completa.

Ahora, al abirir un vídeo, éste comenzará a reproducirse en una ventana, sin ningún interfaz gráfico. Si queremos verlo a pantalla completa presionaremos la tecla F (fullscreen). Si deseamos hacer una pausa pulsaremos la barra espaciadora. Para avanzar y retroceder usaremos las flechas del teclado. Y para cerrar MPlayer daremos a la tecla Esc.

Instalar Debian IV : Añadiendo repositorios

Si abres Synaptic verás que Debian ofrece una gran cantidad de programas para instalar. Sin embargo es posible que notemos algunas ausencias. Ahora veremos como aumentar la cantidad de software disponible añadiendo repositorios.

Repositorios Multimedia

Para terner acceso a más programas de sonido y video podemos añadir el siguiente repositorio :

deb http://www.debian-multimedia.org lenny main
deb-src http://www.debian-multimedia.org lenny main

Podemos añadirlo de dos maneras: Mediante Synaptic (en el menú elegiremos : configuración > repositorios). O editando sources.list (en terminal como root : gedit /etc/apt/sources.list).

Si actualizamos ahora la lista de repositorios, probablemente nos aparecerá un mensaje, diciendonos que no tenemos la clave pública. Para resolver este problema abriremos la terminal como root y escribiremos las siguientes líneas:

apt-get install debian-multimedia-keyring

apt-key update

apt-get update

Una vez hecho esto veremos que la cantidad de aplicaciones multimedia disponible ha aumentado considerablemente.

Repositorios non-free

El repositorio principal de Debian esta compuesto exclusivamente por software libre. Pero puede suceder que tengamos la necesidad de instalar aplicaciones, drivers o plugins que no sean libres. Para esos casos existen dos repositorios: uno formado por software no libre y otro con aplicaciones que aún siendo libres dependen de otras no libres para funcionar. Añadir estos repositorios es sencillo : solo tenemos que escribir, detrás de main, las palabras contrib non-free en el repositorio principal (en mi caso : deb http://ftp.fr.debian.org/debian/ lenny main contrib non-free). Lo que ya no es tan sencillo es tomar la decisión de si debemos o no instalar este tipo de software. Yo recomiendo que antes de instalar software privativo en nuestro ordenador nos hagamos dos preguntas : primera, si realmente lo necesitamos; y segunda, si existen alternativas libres a ese software. Porque GNU/Linux es un sistema operativo libre. El hecho de ser libre es lo que le define y le diferencia de otros sistemas operativos. Cuando usamos software privativo con él estamos yendo contra su propia esencia. Y, además, estamos comprometiendo su futuro.