Retorno a KDE

Después de años alternando entre diferentes entornos de escritorio, sin que nunca me haya convencido ninguno, he decidido volver al primero que usé: KDE. No es mi intención comenzar ninguna flame war tipo KDE vs. Gnome. Ya he dicho que ninguno ha terminado nunca de convencerme. Esto son simplemente algunas de las cosas que me gustan de KDE:

La barra de tareas. Nada más empezar, con unos pocos clicks del ratón, pude modificar la barra de tareas para que se ajustara al estilo que yo deseaba. Se agradece que a uno le dejen elegir como quiere que sea su escritorio. Otra cosa positiva de la barra de tareas de KDE es que cuando compartes el ordenador con alguien que está acostumbrado a Windows no tienes que escuchar cosas como: ¿ahora que hago? ¿por dónde empiezo? ¿dónde están los programas? ¡que difícil es esto de Linux!… A veces es bueno no intentar reinventar la rueda.

Dolphin, el gestor de archivos de KDE. Al principio no me llamó mucho la atención, hasta que descubrí todas sus posibilidades de configuración. Una de las cosas que me gustaron es la opción de tener un panel lateral con la información relativa al archivo que selecciones. Esto sirve entre otras cosas para acceder a los metadatos que contienen algunos archivos: ¿Quiero saber la duración de un vídeo, la resolución de una imagen, la calidad de un audio…? Con pasar el ratón sobre el archivo obtengo toda esa información al instante.

KDE Connect. Para mí se ha convertido en imprescindible. Es una aplicación que permite conectar nuestro móvil con el ordenador a través internet. Entre otras cosas se pueden copiar rápidamente archivos del ordenador al móvil y viceversa, se pueden recibir las notificaciones del móvil en el ordenador, y si estás escuchando música en el
ordenador puedes interrumpirla y reanudarla desde el móvil (como si fuera un mando a distancia).

KDE es bonito. Para terminar algo de lo que no se suele hablar, pero que a mi modo de ver es importante cuando hablamos de entornos gráficos: el aspecto visual. Para mí la cuidada estética de KDE y de sus aplicaciones en uno de sus mayores atractivos. Podría poder muchos ejemplos interesantes, pero voy a elegir uno lúdico: KPatience, gracias a él he recuperado el placer de jugar al solitario en el ordenador.

Desde luego también hay cosas que no me han gustado, pero he preferido centrar esta entrada en argumentos positivos.

 

Anuncios

Openbox (9): Añadir iconos al menú de Openbox

Aunque en las primeras versiones de Openbox el menú no admitía iconos, a partir de la versión 3.5 ya ofrece esa posibilidad. Lamentablemente Obmenu no recoge esa opción. Pero se pueden añadir los iconos editando manualmente el archivo menu.xml, que se encuentra dentro del directorio oculto .config/openbox/, y añadiendo, en el lugar correspondiente, icon= seguido de la ruta hasta el icono.

Vamos a ver unos ejemplos:

Añadir icono a un item:

<item label="Blender" icon="/usr/share/icons/hicolor/32x32/apps/blender.png">

<action name="Execute">

<execute>blender</execute>

</action>

</item>

Añadir icono a un menú:

<menu id="root-menu-22538" label="Mis Aplicaciones Favoritas" icon="/usr/share/pixmaps/other/Favourites.png">

Para que los cambios surtan efecto antes deberéis usar la opción Reconfigurar del menú de Openbox. Si, por cualquier razón, la habéis eliminado del menú, podéis abrir una terminal y escribir openbox --reconfigure, tendrá el mismo efecto. Una vez reconfigurado el menú mostrará los iconos que le habéis añadido.

KDE sin KDE

A Diferencia de otros sistemas operativos GNU/Linux nos ofrece la posibilidad de elegir entre distintos entornos de escritorio. Los más populares, como Gnome y KDE, han generado la aparición de un gran número de aplicaciones especialmente pensadas para ser utilizadas en ellos. Aunque esto tiene grandes ventajas, también puede dar lugar a algunos equívocos.

Hay quienes creen que las aplicaciones de Gnome son exclusivamente para Gnome y que las aplicaciones de KDE son exclusivamente para KDE. Incluso hay quienes llegan más lejos y piensan que las aplicaciones basadas en las bibliotecas Gtk son solo para Gnome, mientras que las basadas en Qt son solo para KDE. Si tenemos en cuenta que una de las quejas de los nuevos usarios que llegan a GNU/Linux es que para este sistema operativo hay muchas menos aplicaciones que para Windows, se comprederá en seguida lo nocivas que son este tipo de creencias; ya que hacen que sea el propio usuario quien disminuya, por ignorancia, el número de aplicaciones que puede instalar.

La realidad es que en nuestro sistema pueden convivir, sin ningún problema, aplicaciones pensadas para distintos entornos de escritorio; y, por supuesto, aplicaciones que hacen uso de diferentes bibliotecas gráficas. En esta entrada vamos a centrarnos en las aplicaciones para KDE y en su uso fuera de su entorno de escritorio. Vamos a dar algunos consejos sobre como optimizar su funcionamiento.

KDE

Leer el resto de la entrada…

Openbox (8): Cuadro de diálogo para apagar el ordenador

En una entrada anterior (Openbox (5): Escritorio) expliqué como apagar el ordenador, desde este gestor de ventanas, usando el comando gdm-control. En otra entrada anterior me referí a un programa llamado gxmessage, que permite crear mensajes y, también, sencillos cuadros de diálogo. Ahora vamos a ver como combinar ambos para poder apagar el ordenador desde Openbox de una forma simple y elegante.

Primero instaláis gxmessage, si no lo teniáis instalado. Luego abrís nuestro editor de textos favorito y escribís lo siguiente:

#!/bin/bash

gxmessage “¿Quieres apagar el ordenador?” -center -title “Elige opción” -font “Sans bold 10” -default “Cancelar” -buttons “_Cancelar”:1,”_Reiniciar”:2,”_Apagar”:3,”_Suspender”:4

case $? in

1) echo “Exit”;;
2) gdm-control --reboot && openbox --exit;;
3) gdm-control --shutdown && openbox --exit;;
4) gdm-control --suspend;;

esac

Guardáis, cerráis y le dais permisos de ejecución al archivo. Esto último lo podéis hacer desde una consola de texto (mediante el comando chmod) o en modo gráfico desde el gestor de archivos (Botón derecho del ratón y Editar>Propiedades>Permisos). Una vez hecho esto lo añadís al menú de Openbox, indicando la ruta hasta el script (si usáis Obmenu podéis utilizar el botón que aparece a la derecha del recuadro de ejecutar para buscarlo). Y listo.

Actualización

Como un lector ha señalado, en uno de los comentarios, este método solo sirve si utilizamos GDM . ¿Cómo crear el cuadro de diálogo si usamos otro gestor de pantalla? Lo primero leed esta entrada: Apagar el ordenador desde un gestor de ventanas (3). Una vez que hayáis cambiado los permisos a shutdown, para poder usar el comando como usuario, solo teneis que cambiar el script:

#!/bin/bash

gxmessage “¿Quieres apagar el ordenador?” -center -title “Elige opción” -font “Sans bold 10” -default “Cancelar” -buttons “_Cancelar”:1,”_Reiniciar”:2,”_Apagar”:3,

case $? in

1) echo “Exit”;;
2) shutdown -r now;;
3) shutdown -h now;;

esac

Lo único que no se es como añadir la opción de suspender. Por los demás este script debería funcionar sin ningún problema, independientemenete del gestor de pantalla que estéis utilizando.

Openbox (7): Cabeceras en el menú de Openbox

Quería añadir cabeceras al menú de Openbox, con los nombres de las diferentes secciones del menú, de forma que quedara más claro y ordenado. Sin embargo no hallaba el modo de hacerlo. En el programa Obmenu, que suelo usar para editar el menú, no aparecía esa opción. Investigando por la red encontré el método para hacerlo.

Para ello debemos añadir un separador e introducir un label con el nombre que queremos dar a la cabecera. Obmenu no permite hacerlo, al menos en la versión que estoy utilizando, por lo que deberemos editar el menú con un editor de textos. El menú de Openbox se encuentra en el archivo oculto:

 .config/openbox/menu.xml

Una vez abierto con nuestro editor de textos favorito, nos situamos en la línea en la que queremos colocar la cabecera y escribimos:

<separator label=”Aplicaciones”/>

Donde pone Aplicaciones escribís el nombre que le queráis dar. Y repetís lo mismo con el resto de las cabeceras. Luego guardáis. Si abris ahora el menú no aparecerá nada todavía. Debéis dar a Reconfigurar. Y, ahora sí, al abrirlo os aparecerán unas bonitas cabeceras.

 

QT sin KDE

Se suelen identificar las bibliotecas gráficas Qt con el entorno de escritorio KDE. Lo que hace que quienes no son usuarios de KDE tiendan a ignorarlas. Pero la realidad es que hay un número cada vez mayor de aplicaciones que usan Qt pero que son independientes y estan pensadas para ser utilizadas con cualquier entorno de escritorio.

La primera duda que surge con estas aplicaciones es el de cómo controlar su aspecto gráfico, es decir, como aplicar temas para Qt sin las herramientas de KDE. Para ello disponemos de la aplicación QtConfig. Desde luego, esta aplicación no es tan completa como la que dispone KDE y el número de temas que ofrece es muy limitado.

La solución más simple es hacer que Qt imite los temas de Gtk, de forma que las aplicaciones Qt tengan el mismo aspecto que las que usan Gtk. Para ello, vamos a QtConfig y, como estilo de GUI elegimos GTK+, guardamos y a partir de ahora todas las aplicaciones Qt tendrán el mismo estilo que las de Gtk.

Si no nos gusta esta solución, y preferimos que las aplicaciones Qt tengan su propio aspecto diferenciado, bastará con elegir cualquiera de los otros estilos (por ejemplo Plastique). Podemos construir nuestra propia paleta de colores, para el estilo elegido, utilizando las herramientas que nos proporciona QtConfig. Si queremos evitar que salgan colores chillones debemos seleccionar colores con baja saturación (con un valor en Sat bajo).

qtconfig